La Silla Vacía

1

Votos por billete

lunes, 21 octubre 2019 05:58:04

La llegada de las elecciones regionales y, sobre todo, la condena y posterior fuga increíble de la primera excongresista condenada en Colombia por comprar votos volvieron a poner la corrupción electoral sobre la mesa.

Sin embargo, la exrepresentante del Atlántico Aída Merlano  no es la única depositaria de los secretos de una práctica que se ejerce en todas las regiones y que en La Silla Vacía hemos revelado en muchas historias y en nuestro libro ‘El Dulce poder’

A propósito, hicimos este video en el que detallamos cómo funcionan las empresas electorales de los políticos tradicionales que compran votos, con voces de protagonistas y personas que lo conocen:

Silla Nacional
damaya
Marcela Becerra
Publicar en: 
Silla Caribe
Silla Santandereana
Silla Pacífico
Silla Cachaca
Silla Sur
Silla Paisa
Interactiva: 

Ver Noticia Completa

2

En estas elecciones, la educación es más tilín que paletas

domingo, 20 octubre 2019 17:30:57

Opinión
A menos de una semana de las regionales le pusimos la lupa a los programas de gobierno en términos de educación.

Ver Noticia Completa

3

La red de voces informadas de La Silla Vacía

domingo, 20 octubre 2019 09:30:19

Resumen: 

La red de voces informadas 

Items boletin: 
La reglamentación de la protesta social es una propuesta inocua
No votar por jóvenes sin experiencia o independencia
Guaviare, el reconocimiento de una cultura con una gran riqueza natural
Tren ligero, vías e inversión social: ¿Aguantarán las finanzas de Rionegro?
Miradas en espejos de agua
Lo que se juega en estas elecciones locales
La niñez, ausente en los programas de gobierno de los candidatos
El reto crítico de la participación ciudadana en el desarrollo urbano
David Char y la cooptación paramilitar en el Atlántico

Ver Noticia Completa

4

Sí hay maquinaria que se mueve por Galán

domingo, 20 octubre 2019 01:18:50

A medida que Carlos Fernando Galán ha subido en las encuestas no sólo se ha  mostrado como un candidato viable, sino que la maquinaria de varios concejales, particularmente de Cambio Radical, aunque también de los partidos Liberal y de La U, se le ha ido sumando de frente o de ladito.

Esa es una movida importante porque el esfuerzo más grande que ha hecho Galán en esta campaña para que voten por él, aparte de mostrar un tono moderado que lo diferencie de los de Claudia López y Miguel Uribe Turbay, es que no lo identifiquen con partido alguno. Por eso se lanzó por firmas y a quienes lo relacionan con Cambio Radical siempre les responde que renunció a ese partido cuando ya no aguantó más allá.

Su campaña, sin embargo, sí se está nutriendo de maquinaria que ha llegado de distintos políticos. Él no se está tomando la foto con ningún concejal, y, de hecho, en su campaña dicen que no está recibiendo a ninguno y por lo tanto no está haciendo compromisos que tenga que cumplir si gana las elecciones. Además porque le interesa promover la lista que armó al Concejo.

“Los que quieran apoyarnos con su voto de manera libre e independiente son bienvenidos. No buscamos alianzas ni nos hemos aproximado buscando avales de partidos. Somos un movimiento ciudadano independiente y así llegaremos hasta el final de esta contienda electoral”, le respondió Galán a La Silla Cachaca, por medio de su jefa de prensa, cuando les dijimos que publicaríamos esta historia.

Pero eso no quiere decir que él no se vaya a beneficiar de votos de estructuras políticas tradicionales que han llegado a su campaña por varias razones, que van desde una afinidad con él hasta que ven a Miguel Uribe, el candidato que supuestamente iba a contar con toda la maquinaria, muy débil y quieren evitar que gane Claudia López, la candidata de los verdes y el Polo.

Así lo comprobó La Silla Cachaca después de hablar con 15 fuentes.

De menos a más

La esencia de la campaña de Galán, a diferencia de la de Miguel Uribe, nunca ha sido la de tener concejales de su lado, aunque desde el principio sí contó, al menos, con tres:

José David Castellanos (Cambio Radical): Es el único concejal galanista y desde un comienzo se daba por descontado que estaría con él. Fue elegido hace cuatro años en la lista de Cambio Radical como el concejal de Galán (aparecieron juntos en vallas), que es su padrino político.

Este año no buscará la reelección. Sacó 16.200 votos en 2015. Es uno de los creadores de Pioneros, una escuela de liderazgo por la que han pasado unas 1.200 personas que después de un proceso se gradúan, que promueve figuras de líderes entre las que está Luis Carlos Galán (el papá asesinado de Carlos Fernando), que sirvió de semilla para esta campaña y que también ayudó a estructurar Juan Baena, un excontratista de la Contraloría de Bogotá que hoy es candidato al Concejo en la lista de Galán y cercano a Castellanos.

Jorge Lozada (Cambio Radical): Conocido como “el concejal de los viejitos” porque su principal votación proviene de ancianos, puso su maquinaria al servicio de Galán desde el comienzo, no sólo por la buena relación que tienen, sino porque en vez de lanzarse a la reelección (lleva cuatro periodos) lanzó al Concejo a su sobrino Giovanny Caicedo en la lista de Galán. Lozada sacó 17.100 votos en 2015.

David Ballén (Partido de la U): Este concejal, con fortín en Ciudad Bolívar, le dijo a La Silla Cachaca que está con Galán desde el comienzo de la campaña. En 2015 sacó 14.000 votos y su elección en ese entonces fue muy sonada porque había sido asesor y amigo de José Juan Rodríguez, exconcejal verde procesado por el carrusel de la contratación.

En esta foto, por ejemplo, se ve al edil de Kennedy Mariano Chalarca (5.500 votos), uno de los políticos tradicionales más reconocidos en Bogotá y que trabaja con Ballén, con publicidad de Galán y de Ballén:

A medida que ha avanzado la campaña otros concejales comenzaron a cantar su voto por Galán o las estructuras de ellos se comenzaron a mover por él.

Un caso muy notorio es el del liberal Álvaro Acevedo (9.600 votos), que tiene su fortín en los barrios de Rafael Uribe Uribe y en la Alcaldía de esa localidad.

Él no ha aparecido en fotos con Galán y no respondió nuestras llamadas, pero dos fuentes liberales de la campaña de Miguel Uribe, y otras cuatro que conocen la movida en Bogotá nos confirmaron que sí está jugado.

El enlace es Nelson Pereira, un líder de Rafael Uribe que desde hace años lidera un grupo llamado “Liberales de base”, de centroizquierda, que en las elecciones pasadas, por ejemplo, apoyó a Clara López, que era la candidata del Polo y la Unión Patriótica.

Pereira, a su vez, es asesor del concejal Acevedo en el Concejo y hace parte de su círculo cercano.

Galán ya se reunió con Pereira (en esta foto con el micrófono), que le organizó una reunión:

E incluso, Galán ya salió a la calle con ese grupo político, en un momento en que también llevaban publicidad del concejal Álvaro Acevedo.

Este es un caso particular porque, a diferencia de los concejales de Cambio Radical y de La U (partidos que no avalaron a ningún candidato y por lo tanto sus militantes le pueden hacer campaña a quien quieran) el Liberal sí avala a Miguel Uribe, y de hecho los obliga a que en su publicidad destinen al menos el 20 por ciento de espacio para él, algo que en los volantes de Acevedo no se ve.

Hay casos diferentes, pero que en todo caso favorecen a Galán.

El concejal Yefer Vega, el más votado de Cambio Radical (24.000 votos), desde hace unas semanas viene cantando su voto por Galán ante decenas de personas que asisten a cada reunión que organiza. “No le estoy haciendo campaña a nadie. Me estoy haciendo mi campaña”, le dijo Vega a La Silla Cachaca para explicar que aunque les dice a sus seguidores por quién va a votar, no está moviendo a sus líderes y ediles para que le pongan votos a Galán.

Sin embargo, en tres videos que vimos se puede ver que cada que canta el voto sus seguidores comienzan a aplaudir esa decisión.

Vega no ha entrado a la campaña de Galán, y de hecho una fuente de la campaña le dijo a La Silla Cachaca que no lo recibirían. “No estamos de acuerdo con la forma como hace política”, agregó esa persona.

Vega se hizo elegir hace cuatro años de la mano del exministro David Luna (hoy integrante del equipo de Galán), aunque ya tiene un grupo propio.

El suyo es un caso similar al del concejal César García, el segundo más votado de Cambio Radical (23.500 votos) y con fortín en Engativá. “Hemos estado apoyando a Carlos Fernando, pero no me he sentado con él”, nos dijo. Y agregó que aunque tampoco está moviendo a sus líderes para buscarle votos a Galán, sí siente entre sus seguidores que la mayoría se inclina por él.

“Hace dos meses, cuando en mis reuniones yo le preguntaba a la gente por quién iba a votar, una parte decía que por Galán, otra más o menos igual decía que por Miguel Uribe, y una parte más pequeña, por Claudia López. Ahora levantan muchísimos más la mano por Galán, mientras que por Miguel y Claudia lo hacen grupos más pequeños”, dice García.

Con Galán también está el concejal Juan Felipe Grillo, de Cambio Radical (14.800 votos), que ha tenido acercamientos con esa campaña, nos dijeron tres fuentes (incluidas una de la campaña de Galán y otra de él).

Y el candidato al Concejo Samuel Arrieta, también de Cambio Radical, ha hecho campaña con publicidad de Galán, como se ve en esta foto.

Arrieta ya fue concejal en los 90 y luego, senador del PIN. Viene de ser asesor del Alcalde Enrique Peñalosa en temas legislativos, y tiene el respaldo de su amigo Hosman Martínez, concejal de la Alianza Verde que no aspira a la reelección, tiene su fortín en la Alcaldía de Fontibón y recientemente lanzó una campaña para no votar por Claudia López, la candidata verde.

Arrieta le dijo a La Silla Cachaca que sí piensa votar por Galán, pero que no moverá a su gente para que lo haga.

Que buena parte sean de Cambio Radical le puede pegar a Galán entre sus críticos, que consideran que su renuncia al partido no necesariamente fue una renuncia a que las estructuras de ese partido los respalden.

Y hace crecer entre ellos la idea de que es el candidato de Germán Vargas Lleras, principal líder de Cambio, a pesar de que éste, hasta anoche, no había cantado el voto.

Vargas, como contamos, no tiró línea sobre a quién debían respaldar sus concejales a la Alcaldía, e incluso en medio de su pelea con Enrique Peñalosa no vetó a Miguel Uribe, el candidato del Alcalde.

Pero buena parte de las estructuras de ese y otros partidos se están yendo para donde Galán, así las caras visibles no lo muestren.

La migración es más de líderes que de figuras visibles

Más allá de esos políticos, que son figuras visibles en Bogotá, en lo que coincidieron todas las fuentes con las que hablamos es que la maquinaria se está deslizando hacia Galán por medio de líderes barriales y ediles que no necesariamente responden a las órdenes o preferencias de los concejales para los que trabajan.

El concejal Rolando González, de Cambio Radical (14.600 votos), nos dijo que ya cuatro de sus candidatos a ediles se fueron con Galán. “Ellos argumentaron que quieren ser responsables con la ciudad y que viendo las encuestas prefieren irse con Galán, pero yo me sostengo con Miguel Uribe”.

Algo similar al parecer está pasando con la estructura de Pedro Julián López, concejal de Cambio (16.100 votos). Aunque no respondió nuestras llamadas, cuatro fuentes coincidieron en que su equipo está dividido entre Galán y Miguel Uribe, éste último el candidato al que apoya oficialmente.

A la campaña de Galán, nos dijo una fuente de adentro, han llegado incluso hasta líderes barriales que tradicionalmente trabajaban para la Alianza Verde.

Esto último comenzó a ocurrir desde la consulta que realizaron los verdes en junio para definir quiénes integrarían las listas a las Juntas Administradoras Locales (JAL). “Muchos de los que no quedaron se vinieron para acá”, agregó un líder barrial de la campaña que trabaja en terreno.

Y allá los están recibiendo, con la coordinación, nos dijo una fuente de adentro que no está autorizada a dar declaraciones, de la exconcejal del Centro Democrático Ángela Garzón (que funge como coordinadora política), el exministro David Luna (que fue edil y concejal y tiene muchos contactos en la ciudad) y el exsenador liberal y hermano del candidato, Juan Manuel Galán.

La Silla Cachaca los llamó a los tres y le escribió a Garzón, pero ninguno contestó.

Las razones

La alineación de una parte de la maquinaria con Galán tiene al menos tres explicaciones.

La principal es que ediles y líderes que mueven votos en los barrios “quieren estar con el que gana”, le dijo a La Silla Cachaca el concejal David Ballén, de La U.

Y las encuestas los han llevado a concluir que el caballo ganador puede ser Galán, y no tanto Miguel Uribe Turbay, el candidato que al parecer iba a tener el respaldo de la mayoría de estructuras políticas, que se ha mantenido en el tercer lugar de las encuestas a pesar de que ha ganado terreno.

Uribe tiene el aval de cinco partidos: Liberal, Centro Democrático, Conservador, Colombia Justa Libres y el Mira. Y a pesar de ser el candidato del alcalde Enrique Peñalosa, no se pudo llevar consigo también a todo Cambio Radical ni a toda La U, que hicieron parte de la coalición peñalosista.

De Cambio, el partido que avaló a Peñalosa, sólo tiene fijos a Julio César Acosta y a Rolando González (con la posibilidad de que sus estructuras no les estén copiando del todo), dos de los nueve concejales de esa bancada.

“No hay certeza de nada”, nos dijo una fuente de la campaña de Uribe Turbay que pidió que no la mencionáramos porque no tenía autorización para dar declaraciones. Aunque quizá sí tengan una certeza: los cristianos de Colombia Justa y el Mira, que le organizaron reuniones y movilizaciones en calle masivas y están muy firmes.

Pero eso, y su alianza con el Centro Democrático, puede ser, a su vez, uno de sus talones de aquiles frente a Galán, particularmente con los liberales.

Por ejemplo, un líder animalista y promotor del acuerdo de paz como el representante liberal Juan Carlos Lozada (36.300 votos), no le está haciendo campaña porque no comulga con el uribismo ni con los cristianos.

Eso también pesa entre bases liberales que no están dispuestas a votar por él porque tienen una visión menos conservadora que la que representan esos dos sectores, nos dijo un candidato rojo al Concejo que pidió que no lo mencionáramos porque, oficialmente, sí está con Miguel.

Mientras tanto, a Galán muchos líderes liberales de barrio que tradicionalmente le han trabajado a candidatos del partido ahora lo apoyan porque lo identifican como el verdadero liberal.

A eso se suma que a Uribe Turbay lo asocian mucho con el alcalde Enrique Peñalosa, cuya popularidad apenas llega al 30 por ciento. “En el sur es muy difícil vender a Miguel”, nos dijo otro candidato liberal al Concejo. “Dicen que por qué van a votar por el de Peñalosa si el alcalde les quitó subsidios, y prefieren a Galán, y uno no se va a poner a pelear con su gente”.

La otra razón es que muchos líderes y ediles de partidos tradicionales se han ido para donde Galán no tanto por ser quien es, sino porque lo ven como el que le puede ganar a Claudia López.

“Hay muchos que están jugados con Miguel, pero ven que si él no puede ser, en todo caso que no sea Claudia”. Y las razones para eso, agregaron esta y otra fuente, son que la ven tirada a la izquierda, sienten que a la clase política siempre la ha tratado de corrupta, y algunos no quisieran que una mujer abiertamente lesbiana llegara al poder.

Por todo esto es que aunque Galán no esté haciendo tratos ni apareciendo en fotos con los dueños de la maquinaria, ésta comienza a desplazarse hacia él y lo puede terminar beneficiando. 

Silla Cachaca
Carlos Fernando Galán Pachón

Carlos Fernando Galán Pachón

Candidato a la Alcaldía de Bogotá y ex senador de Cambio Radical

Publicar en: 
Silla Cachaca
Interactiva: 

Ver Noticia Completa

5

Los encapuchados en el Gobierno

sábado, 19 octubre 2019 09:14:42

Como ha ocurrido en las manifestaciones estudiantiles, parece que al interior del Gobierno se han metido saboteadores cuya tarea es meter en problemas al presidente Duque promoviendo ideas de las que él se entera tarde, haciéndolo cometer errores inexcusables o provocando incendios que dura meses apagando.

El ejemplo cumbre de esta semana fue el del proyecto de reforma al régimen de pensiones que prepara su Gobierno y cuyas ideas centrales fueron divulgadas por el periódico económico Portafolio. La información salió de fuentes oficiales y claro que un periódico de la seriedad de ese no la inventó, ni la publicó sin contrastar otras fuentes adicionales a aquel que la proporcionó, a pesar de lo cual el propio Presidente y el Ministro salieron a desmentirla, aunque el Viceministro fue menos enfático y dijo que estaban viendo varias posibilidades.

La idea de aumentar la cotización, que Duque había prometido en campaña que no promovería, es casi obvia en un sistema desfinanciado y la eliminación del régimen de prima media la proponen muchos y es la única salida en las pensiones más altas para reducir los subsidios que es el principal de los objetivos de la reforma para los economistas ortodoxos como Carrasquilla. Esas dos fueron las “bombas incendiarias” que lanzaron algunos miembros del Gobierno, desde el interior de los despachos oficiales y que Portafolio reveló.

La reacción no se hizo esperar. La marcha que ya estaba programada encontró literalmente gasolina y se sumó al error político que ha cometido la Ministra de Trabajo de poner como novedad en la agenda el tema de la contratación por horas que es un asunto que en la legislación colombiana está totalmente permitido y que se usa en muchos sectores.

Las fotografías incluidas en el informe que el Presidente entregó en la Asamblea General de las Naciones Unidas y que resultaron ser verdaderos embuchados son otra prueba de que algo pasa. El Presidente Duque, según cuentan personas que hablaron con él por esos días, está convencido que las metieron con el objeto de hacerle daño. Es decir que Duque cree que hay encapuchos en el Gobierno y cuentan que por eso pidió la baja del director de inteligencia.

Las declaraciones de la Vicepresidenta y del Ministro de Defensa en las que insisten en la necesidad de regular la protesta social, que fueron contradichas por la Ministra del Interior unas horas después, volvieron a generar problemas claro porque fueron recibidas como el intento del Gobierno de sofocar las manifestaciones en vez de atender los reclamos.

El sorpresivo anuncio de querer pedir la prórroga de la vigencia de la ley de víctimas, un día después de que su Ministro de Hacienda y voceros del partido de gobierno se habían opuesto en el Congreso y en la Corte Constitucional, seguidos de la declaración de la directora del Departamento de Prosperidad social de que no se trataría solamente del deseo de ampliar la vigencia sino en realidad de cambiarla son otra especie de “papa bomba” que genera ruido, prende las alarmas de la desconfianza en la intención gubernamental de cumplir o no el acuerdo que desmovilizó a las Farc.

La insistencia de incumplir el protocolo suscrito con el Gobierno de Cuba con base en el cual ese país recibió a miembros de la guerrilla del ELN para adelantar una eventual negociación que ahora los consejeros presidenciales quieren convertir en la oportunidad de detenerlos llevará al Presidente a cometer la enorme equivocación de romper relaciones diplomáticas con Cuba lo que nuevamente volverá a dividir a la opinión pública y lo alejará de partidos políticos independientes que apoyan en varias cosas al Gobierno pero que en esto no. Como en las objeciones a la ley de la Jurisdicción Especial de Paz, Duque se someterá a otra derrota política llevado por consejeros presidenciales que han convertido este error en su propia causa.

Ahora, como en el caso de los encapuchos de las marchas, el remedio es tener anticipadamente el control que es el que parece nunca haber tenido el Presidente.

Sorpresivamente porque parecía un funcionario disciplinado que no tira línea, sino que la recibe y no de Uribe como se repite permanentemente sino de los funcionarios de su Gobierno.

Todos estos hechos parecieran develar que el Presidente no se reúne con los responsables de los asuntos para fijar el sentido en el que se van a afrontar los temas. Si lo hubiera hecho en un asunto tan importante como el de pensiones no habría un documento en el Ministerio de Hacienda en el que se propone el aumento de la cotización para pensiones y la liquidación de Colpensiones.

Si el Presidente se reúne con su Canciller, su Ministro de Defensa y quienes prepararon el informe a las Naciones Unidas se hubiera evitado el ridículo internacional de llevar unas fotos tomas al azar del Google sin ninguna verificación. Bastaban dos o tres preguntas en una reunión de media hora para que él personalmente hubiera revisado el documento.

Los funcionarios de la Presidencia se excusaron con la información de que ellos no habían revisado el documento y algunos periodistas se preguntaron cómo esto hubiera sido posible. Pues claro que aún si hubiese sido revisado habría salido igual porque en la oficina de comunicaciones del Palacio de Nariño a nadie se le hubiera ocurrido cuestionar el trabajo de “inteligencia” de las Fuerzas Militares. Le hubieran puesto una coma, cambiado unas palabras o el formato de las letras, pero ya. Lo demás lo debía haber hecho el Presidente personalmente y no en un pasillo unos minutos antes de la intervención.

Para tanta equivocación no hay sino dos explicaciones o se metieron los encapuchados o el Presidente está distraído.

Opinión
Interactiva: 

Ver Noticia Completa

6

La reglamentación de la protesta social es una propuesta inocua

sábado, 19 octubre 2019 06:36:24

Opinión
Ese es un vicio muy colombiano. El de pretender decretar la paz mediante leyes y textos.

Ver Noticia Completa

7

Estado de avance de las 4G, 2019

viernes, 18 octubre 2019 18:29:20

El avance de las 4G, desde su inicio en el Gobierno Santos hasta su continuación con el Gobierno de Duque, ha estado caracterizado por retrocesos y pleitos de distinta naturaleza. Esta base continúa con el seguimiento que La Silla Vacía hace de cada una de las carreteras contratadas, la ola de construcción a la que pertenecen y sus avances, así como ofrece información sobre los constructores y accionistas implicados.

Las bajas expectativas del gobierno en la subasta de 4G
El balance de la subasta 4G: hora de aguar la fiesta
El primer traspiés de las carreteras 4G

Autor La Silla Nacional
Área/Persona de contacto La Silla Datos
Frecuencia de actualización No Aplica
Fuente primaria Estudiamos el informe de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) sobre las 4G, los informes de las concesiones, las notas de prensa y la respuesta de la ANI a un derecho de petición que enviamos.
Cobertura temporal 2019
Citación La Silla Vacía. (2019). Estado de avance de las 4G. Octubre, 2019 (base de datos). Recuperado de https://lasillavacia.com/silla-datos/.
Fecha creación: 
Jueves, Octubre 17, 2019

Ver Noticia Completa

8

"En Colombia los alcaldes no son gerentes de recursos sino de emociones"

viernes, 18 octubre 2019 15:02:41

 

El 27 de octubre son las elecciones regionales, las primeras después del Acuerdo de Paz, y está por verse si fenómenos como una alta participación, el debilitamiento de los partidos tradicionales, la derrota de algunas maquinarias políticas, que ocurrieron en las pasadas elecciones presidenciales y legislativas, se van a repetir.

Fernando Giraldo, profesor de la Facultad de Ciencia Política de la Universidad del Norte, es bastante pesimista al respecto.

Giraldo es especialista en comportamiento electoral, partidos políticos y financiación de campañas y ha publicado varios textos entre ellos: “Circunscripciones Especiales: la paz en la apatía electoral”, “Partidos políticos en Colombia: evolución y prospectiva” y “El abstencionismo decisional”.

La Silla Académica: ¿Por qué cree que se van a recordar estas elecciones regionales?

Fernando Giraldo: Estas elecciones se van a recordar por la consolidación de todos los factores de perturbación de la legitimidad y estabilidad del sistema político colombiano.

No es nada novedoso, pero por su naturaleza estas elecciones no son una disputa por el poder basada en la confrontación de ideas políticas sobre el modelo de sociedad que se quiere hacer prevalecer, sino que giran en torno a necesidades puntuales de la gente (seguridad, movilidad, empleo) pero capturadas por agentes legales e ilegales que actúan en los territorios, contratistas, bandas criminales y senadores.

Tenemos que aplazar la participación hasta que no garanticemos la legitimidad del proceso electoral

Fernando Giraldo

LSA: ¿Cuál puede ser la implicación de unas elecciones regionales sin mermelada del Gobierno, que es una de las formas que éste tiene de incidir a través de los congresistas y éstos en la elección de alcaldes y gobernadores?

F.G.: Creo que el impacto va a ser menor porque estas elecciones se rigen por facciones locales de los partidos y lo que cuentan son las casas políticas en cada ciudad o región.

Me parece que la representatividad de los partidos va a ser muy pareja a la que tienen hoy en el Congreso. No creo que ningún partido llegue a tener más de 150 ó 160 alcaldías.

Los cinco partidos más grandes en el Senado: el Centro Democrático, Cambio Radical, el Partido Conservador, el Partido Liberal y la U, van a tener entre 120 y 150 alcaldías en promedio cada uno.

Lo que a nivel local pone a Duque frente a un escenario similar al que tiene hoy en el Congreso y es previsible que, así no quiera, vaya a tener que negociar con los congresistas.

El mismo Centro Democrático o el Mira, que se habían caracterizado por su coherencia a nivel nacional, hoy se comportan de la misma manera para bien y para mal, que los demás partidos.

En unos lugares hacen alianza con unos y en el municipio vecino pueden estar enfrentados.

También va a haber, por supuesto, coaliciones electorales cuyos ganadores van a ser reclamados por todos.

LSA: ¿Por qué se dan esas contradicciones en las alianzas partidistas?

F.G.: Por un debilitamiento acelerado de los partidos en Colombia, que se debe a varias razones. Una, es la existencia de la figura de los grupos significativos de ciudadanos (tres personas que se reúnen, conforman un comité, se registran, recogen firmas y postulan un candidato) que son una competencia desleal de los partidos.

Hoy hay 16 partidos, menos que los que había en 2003, pero hay cientos de grupos significativos de ciudadanos. En el 99 por ciento de los países una persona no puede lanzarse si no es por un partido.

A través de las elecciones locales estamos legitimando poderes ilegítimos

Fernando Giraldo

Otra causa del debilitamiento es el voto preferente que ha hecho que los partidos estén fracturados por dentro. La lucha al interior entre los candidatos es a muerte de manera que el adversario es el compañero de la misma lista y no el de la lista de otro partido.

Y, una tercera, es que los partidos sólo pueden tener un alcance nacional a pesar de la complejidad, de lo extenso y quebrado geográficamente que es el país, de un censo electoral de casi 37 millones de electores y de la diversidad cultural.

Eso hace que se comporten localmente como facciones y que haya cientos de candidatos por grupos significativos de ciudadanos que terminan después aliados con uno o varios partidos.

Lo importante es sumar votos el día de las elecciones y la consecuencia es una volatilidad electoral excesiva que hace que los resultados de una elección a otra pueden ser radicalmente opuestos y que impide que haya una mínima continuidad en las políticas públicas.

En Colombia los alcaldes no son gerentes de recursos sino de emociones. Tal como pasó esta semana con la adjudicación del metro de Bogotá a dos meses de acabarse el mandato de Peñalosa.

Un alcalde debería seguir haciendo lo que está funcionando bien y corregir lo que no, pero llegan a cambiar todo lo que hizo el anterior.

LSA: Usted dice que el abstencionismo decisional hace pensar en un problema que va más allá de la concurrencia a las urnas ¿cuál es?

F.G.: Una cosa es participar y otra decidir. Una forma de abstenerse es a través del voto en blanco, del voto nulo deliberado o de no marcar el tarjetón. En estos casos la persona participa pero no elige un candidato que es para lo que fue convocada en principio.

Es preferible votar, así sea en blanco, que no ir a las urnas

Fernando Giraldo

De igual forma, una persona puede participar en elecciones simultáneas como las regionales, en las que en la mayoría de ciudades se elige alcalde, gobernador, concejales, diputados y ediles, pero solo votar por algunos de esos cargos y abstenerse de hacerlo para los demás.

Incluso, la gente vota por partidos distintos para cada cargo.

LSA: ¿Qué implicaciones tiene este abstencionismo para la democracia?

F.G.: Tiene un impacto negativo en la legitimidad de las instituciones que obtienen menos votos.

En las elecciones regionales, por ejemplo, la gente vota más a la alcaldía, le sigue el concejo, las gobernaciones, las asambleas y, por último, las juntas administradoras locales.

Históricamente, la votación para las Juntas de Administración Locales -JAL- es muchísimo menor que la votación a los concejos, a veces hasta de un 50 por ciento menos. En Cartago, Valle, 52 mil personas votan por listas al concejo contra 35 mil que lo hacen para las JAL, es decir, 17 mil votos menos.

LSA: ¿Qué explica esa diferencia en la votación?

F.G.: En el caso de las JAL una posible explicación es que la gente no conoce para qué sirven. Una vez se identifica este problema se puede pensar en que hay que hacer más pedagogía política porque las JAL son el órgano más cercano a la gente, son vecinos, están “a la vuelta de la cuadra”, y toman decisiones que los afectan directamente o, por lo menos, brindan un espacio donde las personas pueden ser escuchadas, mucho más que en los concejos.

Las asambleas, después de las JAL, son a las que menos vota la gente. En este caso si uno se pregunta que pasaría si no existieran, la respuesta sería que no mucho. Habría que pensar en darles mayor peso si eso tiene sentido o, en lugar de tener tantos departamentos, considerar migrar a un sistema de grandes bloques de regiones, semi federal. En ese contexto, las asambleas serían mucho más importantes porque harían las veces de pequeños parlamentos.

La realidad hoy es que los ciudadanos perciben que las decisiones más importantes las toman los alcaldes y los concejales y por eso la abstención para las JAL y las asambleas es pronunciada.

LSA: Algunas personas creen que los gobernadores han ido perdiendo relevancia aún en las zonas de regalías y se prevé que muchos no vayan a tener sucesores ¿cree que en estas elecciones se va a reflejar en menos votos a la gobernación?

F.G.: La importancia de las gobernaciones varía mucho de un departamento a otro. Aquellos en que la ciudad capital del departamento no es tan grande y no acapara los recursos que le transfiere la Nación al departamento, el poder de los gobernadores es mayor y por ende la votación, cuando, por el contrario, la capital se queda con el 80 por ciento hay una suerte de desequilibrio centralizador.

Los costeños en Barranquilla critican que todo es para Bogotá, pero cuatro de cada cinco barranquilleros no se identifica como atlanticense.

En estos casos el alcalde de la capital pesa más.

LSA: Usted distingue entre captura del proceso y captura de la campaña electoral ¿cuál es la diferencia?

F.G.: La campaña electoral es sólo una parte del proceso político electoral. Éste dura cuatro años (un ciclo) pero se une al ciclo anterior y queda vinculado al ciclo que sigue.

Me explico: cuando digo que ya sabemos quién va a ser alcalde de Barranquilla y el gobernador del Atlántico es porque hay una captura del proceso político que tiene como efecto que no haya una competencia real y eso no se explica principalmente porque haya una compra de votos masiva.

El próximo alcalde posiblemente sacará entre 280 mil y 300 mil votos. En el mejor de los casos las fuerzas políticas que lo respaldan podrán asegurar indebidamente 80 mil votos, pero los 200 mil restantes van a votar con convicción. La captura del proceso político hace que cuando llegan elecciones ni siquiera haya que comprar votos.

LSA: Siguiendo con su ejemplo ¿Cómo se explica el unanimismo que hay en Barranquilla?

F.G.: Se trata de un monopolio de la política, en el que los actores políticos se ponen de acuerdo en no debatir ni confrontar las ideas, ni hacer control político, por ejemplo. De 21 concejales que hay en Barranquilla, 20 son afines a la Alcaldía y sólo uno ha intentado decir algo, pese a ser de partidos distintos y a enfrentarse incluso electoralmente.

A las decisiones que toma el alcalde simplemente se les da trámite, y aunque no es ilegal renunciaron a hacer política, porque el concejo hace parte de la estructura del gobierno que no se reduce al ejecutivo.

Los medios de comunicación también tienen una gran influencia y poca autonomía e independencia. Espero meses para escuchar una crítica y no llega.

Hay muchas cosas por reconocerle a la actual casa política que controla la alcaldía, pero también hay muchas cosas que no se han hecho bien o cosas que se pueden hacer mejor y no hay quién lo diga. Controlan todos los campos hasta el deportivo y el recreacional.

Tiene que ver con la cultura política también. La experiencia le indica a la gente que los Char en su primer mandato, Elsa Noguera en el segundo, y nuevamente los Char han sido buenos alcaldes, han hecho obras que para los ciudadanos son positivas, luego no hay nada que discutir y es lo peor que le puede pasar a una democracia.

Ha habido gobernantes tan malos que quien haga lo que naturalmente tiene que hacer hay que premiarlo por eso

Fernando Giraldo

Ha habido gobernantes tan malos antes, que quien haga lo que naturalmente tiene que hacer hay que premiarlo por eso.

LSA: Si el voto en blanco tiene mayoría absoluta se tienen que repetir las elecciones y no se pueden volver a presentar los candidatos derrotados ¿cree que algo así pueda pasar en Cartagena donde los candidatos fuertes representan la continuidad del desgobierno?

F.G.: Después de las reformas de 2003 y 2009 el voto en blanco tiene una mayor utilidad política, sin embargo, no siempre es la mejor decisión.

Cuando los partidos postulan candidatos, generalmente, postulan al “mejor” electoralmente, que garantice ganar. Cuando los ciudadanos ven que ninguno sirve y esa expresión es mayoritaria, los partidos probablemente van a postular al que estaba de segundo o tercero, que no garantiza que sea mejor al que perdió.

Como el voto en blanco sólo puede ganar una vez, si en las elecciones que repitan, el 99 por ciento vota en blanco otra vez, el uno por ciento restante va a elegir al alcalde.

LSA: Pero a veces es importante mandar una señal de rechazo después del desgobierno que ha tenido Cartagena...

F.G.: En la contienda política en Cartagena hay muchos candidatos, débiles en general. Aunque el voto en blanco parece tener fuerza, si no logra ser el 50 por ciento más uno de los votos válidos, sino el 48 por ciento, por ejemplo, el resto de los votos útiles (por candidatos) se van a dispersar entre seis o siete candidatos y el que gane lo va a terminar haciendo con entre el 12 y el 10 por ciento de los votos válidos, que pueden terminar siendo el 8 o 9 por ciento del censo electoral (dada la baja participación y la inexistencia del voto obligatorio).

En otras palabras, la ciudad tendría un alcalde con una de las votaciones históricamente más bajas, es decir, con un déficit de legitimidad como para agravar el problema.

Si el voto en blanco obtiene la mayoría, las elecciones tendrán que repetirse antes del 31 de diciembre y nada indica que después vaya a ganar alguien mejor.

Lo ideal era que los partidos hubieran sido más responsables y hubieran hecho alianzas sobre acuerdos programáticos para combatir la corrupción, la inestabilidad y los problemas que tiene la ciudad que son del tamaño del planeta.

LSA: Sobre financiación de campañas, usted dice que expertos señalan que la rendición de cuentas no tiene efectos en la práctica ¿Debería acabarse Cuentas Claras?

F.G.: Cuentas Claras sirve y debe mantenerse pero debe mejorarse. Una cosa es lo que formalmente dicen los candidatos y los partidos, si es que cumplen, y en ese caso, además, de presentar los libros de contabilidad y de cargar la información oportunamente, es fundamental que tengan que adjuntar los soportes.

El proceso electoral local, en un 90 por ciento de los municipios, está capturado por agentes legales o ilegales

Fernando Giraldo

Cuando incumplen las consecuencias son muy pocas. A eso se suma que el CNE muchas veces revisa aleatoriamente las cuentas y, en vez, de enfocarse en los casos

graves, termina investigando errores involuntarios que también pueden cometer los candidatos o los partidos.

Pero Cuentas Claras es un procedimiento técnico que no puede resolver problemas sustantivos.

LSA: ¿Cuáles son para usted los tres principales problemas que tiene la financiación de campañas aún en lo que se conoce por encima de la mesa?

F.G.: Uno de ellos es que los partidos políticos no responden por sus candidatos y con el voto preferente cada candidato en las listas de las corporaciones es una campaña en sí misma, difícil de controlar, porque en las listas hay de todo como en la viña del señor.

Los partidos deben presentar un libro único de contabilidad en el que se incluyan las cuentas de cada candidato dentro de los dos meses después de las elecciones. Lo que ocurre es que de 100 candidatos al Senado, por ejemplo, 10 no presentan cuentas y lo que hace el partido es remitir al CNE el resto y reportar los que faltan para que esa autoridad los requiera, pero no asume ninguna responsabilidad por ellos pese a haberlos postulado.

Es claro que las responsabilidades penales, disciplinarias, fiscales, son individuales pero no pasa lo mismo con las responsabilidades políticas.

Una sanción contundente sería que se pueda congelar la personería jurídica de los partidos o que les impidan participar en unas próximas elecciones; a partir de eso van a mirar con lupa los candidatos que avalan y serán los primeros en denunciar cualquier irregularidad.

LSA: Usted cita la siguiente frase en su artículo: “los dineros públicos, al ser insuficientes, cumplen un papel de equilibrio en la competencia,... mientras los privados cubren los gastos electorales propiamente dichos” ¿Qué significa?

F.G.: Una de las decisiones más importantes que podría tomar el Estado es que el financiamiento de las campañas sea público en su totalidad y, a la par, se tomen otras medidas para que nadie pueda hacerlo de otra manera y tenga consecuencias graves.

La honestidad, además, no es bien reconocida.

En la campaña presidencial de 2010, el Partido Verde decidió asignarle a Fajardo como fórmula vicepresidencial de Mockus un salario de 35 millones de pesos mensuales, durante dos meses, para que se pudiera dedicar a hacer campaña y, así lo reportaron en sus libros de contabilidad, algo que nadie había hecho antes.

Lo primero que hizo el CNE fue decir que se trataba de un acto indebido y los obligaron a sacar ese rubro de las cuentas. Uno podrá discutir si era un salario alto o no, pero no era un acto corrupto, lo ideal es que los candidatos digan lo que se gastan.

Los grupos significativos de ciudadanos ahora tienen que reportar sus gastos desde que empiezan a recolectar firmas, pero la ley no les pone un tope sino a partir del comienzo de la campaña electoral, de forma que en un año se pueden haber gastado 10 mil millones y no tiene ninguna consecuencia.

En este orden de ideas, otra decisión importante es acabar con la figura de los grupos significativos de ciudadanos.

LSA: El caso de Aida Merlano ha ido tomando la forma de que ella es la única que está pagando por una práctica generalizada ¿eso debería llevarnos a justificarla o cuál debería ser la posición que tomen los ciudadanos?

No es bueno para una democracia que se condene una persona para que los demás no paguen

Fernando Giraldo

F.G.: Aída Merlano cometió un delito y eso debe estar claro. Por otro lado, no es bueno para una democracia que se condene una persona para que los demás no paguen o para que los demás expían sus propios pecados, eso ha ocurrido en muchos casos.

Detrás de Aída, como lo ha contado La Silla Caribe, y como lo revela la lista de implicados de la Fiscalía, está involucrada buena parte de la clase política de la Costa. Ella trabajaba con diferentes partidos algo que en términos prácticos se refleja en la modalidad que se llama “el voto combo”: en vez de ofrecerle a un elector 50 mil pesos por el voto, le ofrecen 200 mil y le indican por cuáles partidos debe votar para cada cargo. Me sorprende que no se hubiera volado antes.

Colombia habrá cambiado el día que no haya fraude electoral

Fernando Giraldo

Colombia habrá cambiado el día que no haya fraude electoral. En Alemania, por poner un ejemplo, también cometen infracciones e irregularidades electorales pero son de menor rango. Aquí además, con dificultad, se sancionan sólo las infracciones en menos de un diez por ciento, y fraudes electorales uno de 100.

LSA: ¿El peso del clientelismo es el mismo en las diferentes regiones de Colombia?

F.G.: El caso de Aída es emblemático, pero hay menos corrupción en la Costa Atlántica que en el resto del país.

El caso de Aída es emblemático pero hay menos corrupción en la Costa Atlántica que en el resto del país

Fernando Giraldo

La corrupción electoral depende del porcentaje de ciudadanos que participan. Quizás es más visible la corrupción en la Costa porque la abstención es mayor. En la Costa vota diez por ciento menos de personas que en la media nacional. Donde hay mayor abstención es en los estratos uno y dos y es más pronunciada en la Costa donde hay más pobreza y miseria, pero venden menos el voto que en lugares donde hay mejores condiciones.

Los que se abstienen de votar tienen las mismas necesidades de quienes venden el voto.

En Soledad, una ciudad dormitorio de Barranquilla, votan 160 mil personas de un potencial electoral de 290 mil. La persona que no vende su voto tiene las mismas condiciones de quien sí lo hace, los mismos 50 mil le sirven para el mercado de 15 días, pero prefiere no hacerlo por dignidad.

En Bogotá es donde más vota la gente y lo hace de una manera más autónoma, pero eso no quiere decir que no haya también corrupción sino que se relativiza porque la abstención es más baja, pero en términos de volumen es equivalente a lo que pasa en la Costa.

Es la baja participación lo que hace visible la corrupción aquí, porque los votos que se compran son mucho más que los que participan de forma independiente.

LSA: Usted dice que el exceso de regulación es perjudicial ¿en qué sentido?

F.G.: Una prioridad es incrementar la participación de los ciudadanos y al mismo tiempo combatir la corrupción, principalmente la electoral, que la distorsiona. Entre menos se regule la primera mejor, en cambio, la segunda exige regular todo. Es como atender dos amos al mismo tiempo.

LSA: ¿Cuál es la solución entonces?

F.G.: Tenemos que aplazar la participación hasta que no garanticemos la legitimidad del proceso electoral.

El proceso electoral local, en un 90 por ciento de los municipios, está capturado por agentes legales o ilegales. Y a través de las elecciones locales estamos legitimando poderes que son ilegítimos.

Según el procurador Fernando Carrillo hay 400 municipios que tienen riesgo de fraude electoral (y estos son sólo los casos más evidentes) y pese a que todo el mundo sabe cómo están ganando los gobernadores y los alcaldes, la misma autoridad electoral legitima el fraude al reconocerlos públicamente como los que eligió la gente. ¿Para qué? para decir que somos un país democrático que no suspende las elecciones en ninguna parte de su territorio. Los colombianos somos formales, somos del siglo XIX.

El Estado debería suspender al menos, transitoriamente, las elecciones en los lugares en que no ha sido capaz de garantizar que la gente vote libre y segura, de hecho es una potestad legal que tiene el Gobierno.

Lo que estamos haciendo es permitiendo que en las campañas intervengan dineros lícitos de empresas privadas (contratistas) que buscan intervenir en la política pública indebidamente, o dineros ilícitos de bandas criminales o, incluso, dinero de candidatos que financian sus propias campañas sin reportarlo o superando los límites legales.

Podrán decirme que no es democrático pero qué va a pasar en Tumaco, en muchas zonas del Cauca, en el Catatumbo, en Versalles en el Valle del Cauca, por poner sólo algunos ejemplos.

LSA: Si se suspendieran las elecciones como usted propone para que sea el Presidente o el gobernador, en algunos casos, quienes elijan por ejemplo a los alcaldes terminarían siendo personas afines ideológicamente ¿eso no es un problema también?

F.G.: No digo que sea ideal mi propuesta sólo hay que abrir el debate y pensarnos las cosas en serio.

La ventaja de que sea el Presidente quien elija a las autoridades en ciertos municipios es que por lo menos el Presidente fue elegido democráticamente y la gente va a poder reclamarle a alguien por haber designado un mal alcalde, en muchos casos quien responde hoy es el comandante de turno de una banda criminal.

Se pueden poner limitaciones: que tengan que ser civiles, quizá del partido mayoritario en el concejo, o de una coalición de los partidos mayoritarios. El punto es que una cosa es la democracia nacional y otra la local.

Una cosa es la democracia nacional y otra la local

Fernando Giraldo

Estas elecciones van a ser similares a las anteriores. Y dadas las circunstancias en que se van a elegir muchos de los alcaldes y gobernadores no van a ser mandatarios que puedan darle un impulso grande al aterrizaje del Acuerdo de Paz. El proceso electoral de entre 400 y 500 municipios está capturado por actores formales e informales.

Para citar:

Soto, H. y F. Giraldo (2016). El abstencionismo decisional. Revista ALCEU v.16 n.32

Giraldo, F. (2016). Financiamiento partidista en Colombia y rendición de cuentas: un intento por limitar la corrupción electoral. En Clientelismo, patronazgo y corrupción en Colombia y México. Universidad del Norte

Giraldo, F. (2019). Circunscripciones Especiales: la paz en la apatía electoral . Revista Mexicana de Sociología v.81 n.2

Silla Académica
Circunscripciones Especiales: la paz en la apatía electoralPartidos políticos en Colombia: evolución y prospectiva
Silla Caribe

Ver Noticia Completa

9

Tarjetón a la Asamblea del Tolima 2019: una puja de los mismos

viernes, 18 octubre 2019 14:40:03

A una semana de las elecciones locales, la puja por las 15 curules de la Asamblea del Tolima está entre los ocho que buscan la reelección, fichas de los grupos políticos más tradicionales, concejales de Ibagué que buscan crecer y pocos alternativos.

De hecho hay muy pocas caras nuevas, una conclusión que hemos encontrado en la mayoría de los tarjetones que hemos hecho en todo el país. 

Además, aunque ninguno de los diputados nos aceptó que tiene el apoyo de un congresista o de un grupo político, encontramos varios grupos políticos: por ejemplo, los Martínez Rosales tienen al concejal de El Espinal por Cambio Radical, Maxjonny Barrios, al diputado espinaluno Orlando Segura y al concejal de Ibagué, Víctor Hugo Gracia; el gobernador Óscar Barreto tiene  a su exsecretario general, Giovanny Molina, y a Gerardo Yepes, su funcionario estrella como director de Indeportes. 

Aquí están los perfiles de los 22 más opcionados para llegar a la Asamblea, ya sea porque se reeligen, tienen el apoyo de una casa política poderosa o porque están tratando de saltar del Concejo a la Asamblea: 

Las cabezas de lista
Silla Nacional
Interactiva: 

Ver Noticia Completa

10

Tarjetón a la Asamblea de Boyacá 2019: pulso entre los Verdes y el uribismo

viernes, 18 octubre 2019 12:08:37

Las elecciones para la Asamblea de Boyacá medirán la fuerza electoral con la que se va el saliente gobernador verde, Carlos Amaya, y el respaldo de cada uno de los partidos de centro derecha y de derecha.

Cinco de los seis aspirantes verdes que incluimos en este tarjetón son amigos personales del Gobernador o trabajaron con él en los últimos cuatro años; algunos, incluso, cogieron la mayoría de su cancha política en el mandato de Amaya. 

Por otro lado, en esta puja medirán sus fuerzas Cambio Radical, el Centro Democrático y el Partido Conservador, ya que en la carrera por la Gobernación van juntos coavalando a Jonatan Sánchez.   

Un dato curioso es que, contrario a lo que ocurre en la mayoría de los departamentos, en Boyacá solo un diputado saliente quiere reelegirse: Yamir López, el actual presidente de la Asamblea y cabeza de lista de la Alianza Verde.

Nota: para este tarjetón escogimos a 29 de los 141 candidatos que corresponden a los que son cabezas de lista, los que buscan reelegirse, los que son llamativos por sus perfiles y los que buscan saltar de Concejos a la Asamblea y tienen opción de ganar.

Aquí puede ver los perfiles de los 29 candidatos:

 
Silla Nacional
Interactiva: 

Ver Noticia Completa

11

La reforma tributaria 2.0 tiene buen chance de pasar en el Congreso

viernes, 18 octubre 2019 05:46:01

El supuesto caos económico que iba a generarse si la Corte Constitucional tumbaba la reforma tributaria que pasó el Gobierno de Iván Duque el año pasado, y que según el Gobierno podría suceder si la ley se caía, probablemente no ocurra.

Esto porque La Corte decidió (según su comunicado) que la ley que tumbó sigue rigiendo por lo que queda del año, lo que le da al Gobierno dos meses largos para tramitar un nuevo proyecto que resucite sus artículos. De hecho, el mismo miércoles Duque anunció que presentarán al Congreso, con mensaje de urgencia, el mismo texto que aprobaron el año pasado.

Con esto la pregunta que queda es qué tan fácil es que el Congreso, en el que Duque no tiene mayorías, se la apruebe en ese tiempo, cuando un proyecto de ley se suele demorar dos meses. Esta misma tributaria pasó el año pasado sin margen de tiempo a pesar de que Duque y el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, la presentaron el 31 de octubre y este año empezará su trámite por las mismas fechas, pues la próxima semana no sesiona el Congreso por las elecciones del domingo 27.

Para 10 de los 12 congresistas y funcionarios del Gobierno y del Congreso que consultamos hay varias razones para pensar que pasará sin mayor problema; solo uno nos dijo que no sabía y otro nos aseguró que las mayorías no son claras para el Gobierno por lo que podría haber problemas.

El primer proyecto tuvo las mayorías a su favor

Hace un año el proyecto no tuvo problemas en su paso por el Senado. En la Cámara, donde fue más apretada la votación, igual fueron 97 a favor y 51 en contra, pues la oposición (Polo, verdes, petristas y Farc) y la bancada de Cambio Radical votaron en contra, luego de que el exvicepresidente Germán Vargas diera esa orden. 

Ese trámite fácil se logró porque la reforma en general baja impuestos, y los que se subieron, fueron a empresas y personas que ganan más dinero, como lo contamos en esta nota. Eso lo hace popular.

Aunque inicialmente no lo era, el Congreso hundió la principal propuesta de Duque para compensar la rebaja y tapar el hueco que el Gobierno señalaba era de 14 billones de pesos, una ampliación del IVA a la canasta familiar que sería compensada con dinero a los más pobres y que nació muerta por la natural impopularidad y porque Álvaro Uribe, jefe político de Duque, le había quitado el respaldo desde antes de presentar la reforma.

A esa sensación de que la reforma no es impopular se suma que probablemente se repita la estrategia de negociación del año pasado, cuando congresistas clave y el Gobierno la negociaron a puerta cerrada en el Ministerio de Hacienda. Eso permitió que el debate en el Congreso fuera mucho más ágil, pues llegaron ya con todo negociado, un ahorro de tiempo que es fundamental ahora.

Ese éxito, sumado al de la aprobación del presupuesto de 2020 este miércoles cuando la Corte anunció la caída de la tributaria, al del presupuesto de regalías y el del Plan de Desarrollo, muestran que cuando son temas temas de plata el Congreso se le mueve al Gobierno. 

De hecho, refrenda que Carrasquilla fue el ministro menos apaleado del primer año legislativo de Duque.

Justamente el Ministro dijo ayer en la mañana, en una rueda de prensa con los medios, con mucha tranquilidad:

“Tenemos una ley que fue aprobada masivamente y vista muy bien en el Congreso y que ha sido muy beneficiosa para el país. Esa combinación hace que hayamos escogido esa estrategia para el periodo que resta desde este momento y el cierre de la legislatura”, concluyó. 

A ese antecedente se suma el argumento de que económicamente es necesaria. 

El argumento económico de Carrasquilla puede ser vendedor

Carrasquilla dio otro argumento que puede ser vendedor para los congresistas: la ley de financiamiento ha ayudado a que la economía crezca.

En su rueda de prensa el Ministro la calificó como “extremadamente útil”, y para sustentarlo proyectó una presentación que recuerda que el PIB de Colombia está creciendo este año más de un uno por ciento más que Perú, Chile,  México y Brasil; que en el primer semestre la inversión de bienes de capital (máquinas y vehículos para la industria) creció en 4,3 por ciento frente al mismo periodo de 2018; que el recaudo de la Dian ha crecido un 12,1 por ciento; y que también ha crecido la inversión extranjera.

También dijo que la ley ayudó a formalizar empresas pues 8.050 se acogieron al esquema de tributación que crearon en la tributaria, el Simple, incluyendo casi 900 que no tenían RUT, por lo que eran informales. 

“Ha sido enormemente beneficiosa para el país desde todo punto de vista”, resumió Carrasquilla.

Hay un consenso entre empresarios y gremios de que el Ministro tiene razón, y que la mayor inversión privada se deben a medidas de la tributaria como la creación del Simple, los descuentos al impuesto de renta a quienes compren de bienes de capital y la reducción gradual del impuesto de renta.

También han dicho que la normalización tributaria, que permitía a las personas que tenían activos en el exterior que no habían declarado a la Dian se pusieran al día y con la que recogieron 1,1 billones de pesos este año, y el cambio del IVA a las bebidas azucaradas y la cerveza ayudaron a aumentar el recaudo.

Sin embargo, entre economistas hay un debate sobre la otra parte del argumento de Carrasquilla, y es si hay suficiente evidencia de que el impacto en el PIB es consecuencia de la ley.

Para el profesor de economía de la Universidad de los Andes, Leopoldo Fergusson, no es clara esa relación. 

“Es natural que el gobierno argumente que ese es el caso. Mucho más discutible es que pueda demostrarlo ,y apoyado en la evidencia empírica de otras experiencias, yo soy muy escéptico de que podamos atribuir esos efectos a la ley de financiamiento”, dijo.

En el mismo sentido comentó el también profesor Marc Hofstetter, para quien las cifras de inversión privada y tributación pueden estar relacionados con los cambios de la reforma, pero que decir que el PIB creció más por la ley es, al menos, apresurado.

Para la senadora uribista María Del Rosario Guerra, aliada clave del Gobierno en el Congreso en asuntos económicos, se debe hacer una revisión punto por punto de los resultados que ha tenido la ley de financiamiento, antes de presentar el nuevo proyecto.
“Hay que reflexionar de algunos de esos impuestos: cuáles han sido efectivos y cuáles no, pero no hemos hablado todavía sobre estos temas”, nos dijo. 

Que una aliada 1A de Duque y Carrasquilla haga esa advertencia cuando el tiempo apremia muestra que si bien el panorama pinta despejado, no es imposible que pueda llegar a enredarse.

Pero tiene sus riesgos

Uno de los factores que podrían dificultar el trámite de la reforma es que se abran duras discusiones sobre lo que ya se aprobó, algo que posiblemente suceda en este Congreso sin mayorías gobiernistas. 

A pesar de que se hundió el IVA, en la ley quedaron cambios que causan polémica, y que  incluso habían sido demandados como el impuesto al sector financiero que demandaron los bancos; el IVA plurifásico a las cervezas y las gaseosas, al que se oponen grandes empresas que financian campañas de congresistas, como Bavaria y Postobón y un gremio poderoso como Fenalco; o el mismo régimen Simple que tanto gusta a los empresarios, y que demandaron  congresistas del Partido Verde, porque consideran que viola la autonomía de los municipios.

Otro factor que genera incertidumbre es que el Congreso de hoy es diferente al de hace un año. Esta vez no hay un presidente gobiernista del Senado (el liberal Lidio García reemplazó en julio al uribista Ernesto Macías) lo que podría dar pie para que el trámite no sea tan expedito. 

De hecho, en la Cámara podría ser más engorroso, por su presidente, Carlos Cuenca Chaux, quien, como contamos, es muy cercano al ex vicepresidente Germán Vargas. Y Vargas hace un año obligó a su bancada a votar en contra el proyecto, luego demandó la ley y la criticó fuertemente en su columna en El Tiempo, y finalmente ganó en la Corte. 

Esa influencia de Vargas sobre Cuenca podría jugar en contra del trámite del proyecto, sobre todo si el excandidato presidencial decide que es mejor propinarle una derrota a Duque y al uribismo.

“Si las líneas rojas de Vargas no se ajusten, adivine qué podría pasar”, nos dijo un congresista de Cambio que pidió no ser citado. 

Sin embargo, Cuenca también tienen intereses propios y ha buscado una buena relación con el Gobierno para que le pare más bolas al Guainía, el departamento que representa y que nunca había tenido un cargo de tanto poder. De hecho, Cuenca organizó un par de viajes para que funcionarios del Gobierno fueran a ese departamento, que suele ser poco visitado por lo remoto y despoblado.

Aunque falta ver cómo actúa Cuenca, él es quien designa los ponentes, quien define cuándo entra un proyecto en el orden del día y cuándo cierra una sesión, por lo que tiene en sus manos la posibilidad de que la tributaria 2.0 tenga más o menos margen, e incluso se hunda.

El Gobierno también tiene en contra, que para el trámite de esta reforma ya no están dos funcionarios de Hacienda importantes en el manejo del Congreso y ayudaron al hoy viceministro Juan Alberto Londoño, quien lideró los debates el año pasado: el viceministro técnico, Luis Alberto Rodríguez, ahora es director de Planeación; y el director de presupuesto Fernando Rodríguez, quien se fue a dirigir la Unidad de Gestión de Pensiones y Parafiscales.

Eso, sumado a la poca capacidad de manejo del Congreso que ha demostrado la Ministra de Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, y en general el Gobierno, pueden ser una desventaja, especialmente si las bancadas liberal, de Cambio y de La U deciden atravesársele al proyecto, algo de lo que no hay señales hasta ahora.

A pesar de esa debilidad y aparte del factor Cuenca, el panorama inicial es favorable al Gobierno. Pero le falta un trecho largo, el debate natural de cualquier tributaria y un reloj que juega en su contra. 

Nicolás Galeano - Presidencia
Silla Nacional
Nohora Celedon
Publicar en: 
Silla Cachaca
Interactiva: 

Ver Noticia Completa

12

Candidatos al cargo de registrador, 2019

jueves, 17 octubre 2019 18:20:55

La puja por la elección del Registrador Nacional por parte de las Altas Cortes se decidió el 10 de Octubre de 2019 en favor del exmagistrado del Consejo Nacional Electoral, Alexánder Vega. Esta base de datos recoje el perfil de los candidatos finalistas al cargo, describe los puntajes que lograron, su formación académica y experiencia. También ofrece un pequeño perfil de cada uno de ellos.

El nuevo registrador probablemente venga del político Consejo Nacional Electoral

Autor La Silla Nacional
Área/Persona de contacto La Silla Datos
Frecuencia de actualización NA
Fuente primaria Los datos cuya fuente no es referenciada son el resultado del levantamiento propio de La Silla Vacía mediante reportería e investigación.
Cobertura temporal 2019
Citación La Silla Vacía. (2019). Candidatos al cargo de registrador, 2019. Octubre. 2019 (base de datos). Recuperado de https://lasillavacia.com/silla-datos/.
Fecha creación: 
Jueves, Octubre 17, 2019

Ver Noticia Completa

13

Lo que se juega en Bogotá y Cundinamarca en las elecciones

jueves, 17 octubre 2019 17:26:19

Silla Cachaca
Opinión
Hoy en #CharlasEnLaSilla hablamos con el editor de La Silla Cachaca, Carlos Hernández, sobre lo que se juega en estas las elecciones locales de Bogotá y Cundinamarca.

Ver Noticia Completa

14

El triunfo cantado de Petro (y de la Farc)

jueves, 17 octubre 2019 15:02:24

En las primeras elecciones locales desde la firma del Acuerdo en La Habana, la antigua guerrilla de las Farc (ahora convertida en partido) va sin fuerza y sin muchos candidatos propios con opciones de llegar a los principales cargos del país.

Sin embargo, en uno de los pocos sitios en donde un antiguo militante de la exguerrilla puede llegar al poder es en Turbaco, un municipio dormitorio a media hora de Cartagena, y en el que queda la Gobernación de Bolívar.

Ese excombatiente es Guillermo Torres, conocido en la guerra como Julián Conrado y recordado por ser el ‘cantante de las Farc’. Pero no aspira con el aval de la Farc, sino con el apoyo del senador y excandidato presidencial Gustavo Petro y su movimiento Colombia Humana.

Turbaco es importante en el mapa político del departamento porque cuenta con un presupuesto de 76 mil millones de pesos y es, con 62 mil votos, el tercer municipio de Bolívar con mayor potencial electoral. 

Por eso, es un fortín deseado por los caciques políticos de Bolívar.

De hecho, los actuales mandamases del municipio son la senadora vargasllerista Daira Galvis y el representante liberal Silvio Carrasquilla (oriundo de Turbaco), quienes, en alianza, controlan la Alcaldía y tienen un candidato para mantenerla: el exconcejal Leonardo Cabarcas, quien va avalado por Cambio Radical y el Partido Liberal.

La otra candidata fuerte es la también exconcejal conservadora Maritza González, quien lidera un movimiento propio, pero cuenta con el apoyo de los grupos de los parapolíticos William Montes y Vicente Blel.

Por el contrario, Torres ha hecho una campaña en contra de las maquinarias tradicionales al tiempo que toca la música que, en la guerra, lo hizo famoso no sólo en su natal Turbaco, sino en el resto del país.

Cantando en silencio

Por estos días, Turbaco nada en publicidad política.

No sólo con afiches que cubren las ventanas y postes y paredes pintadas con eslóganes y nombres de candidatos, sino también picós que, montados en el platón de una camioneta, recorren los barrios poniendo a sonar los jingles de campaña.

De los tres principales aspirantes a la Alcaldía, Guillermo Torres, o ‘Guillo’ como lo conocen en el pueblo, es el que menos publicidad tiene. De hecho, casi no tiene avisos en las paredes o ventanas.

A diferencia de las otras campañas en las que la música juega un papel accidental -es un instrumento que, entre otros, les sirve a los políticos para conectar con sus electores-, en la de Guillo Torres juega un papel esencial: su campaña es la música.

Él y las canciones que compuso en la guerra son el eje de su candidatura, pues a la mayoría de reuniones políticas que hace va con una guitarra en mano, como solía hacerlo cuando era guerrillero y se hizo famoso al inaugurar, en 1999, los diálogos de paz entre las Farc y el gobierno de Andrés Pastrana.

“Él no va a los barrios con picós, él se mete de incauto, la gente se entera, empieza a decir ‘hey, ahí viene el cantante de las Farc’ y van”, nos dijo un periodista local que agregó que, incluso cuando Torres no está, en los barrios se escuchan las canciones que compuso.

Además de cantar, Torres también hace reuniones de entre veinte y treinta personas y visita casa a casa los barrios más vulnerables de Turbaco, una forma de hacer política que contrasta con los eventos que hacen otros candidatos que hacen parte de maquinarias tradicionales.

Más allá de una encuesta -realizada a principios de septiembre por Mediciones Estratégicas y publicada por la Revista Metro- que muestra que es el candidato con mayor intención de voto, en Turbaco la sensación es que el candidato más fuerte hoy es Guillermo Torres.

“Acá la gente dice que el que va a ganar es el cantante de las Farc”, nos dijo informalmente un conductor de motocarro.

“Tiene gran opción (de ser elegido alcalde). A pesar de su pasado, lo aprecian y lo quieren. Su trabajo es silencioso pero en cada encuesta o medición se muestra ganador”, le dijo a La Silla Caribe un mandatario que conoce la movida política local.

A esto se suma que en el municipio existe un fuerte descontento con las maquinarias políticas tradicionales y que se evidencia en que Turbaco fue de los pocos sitios en Bolívar en donde, el año pasado, Gustavo Petro ganó tanto en primera como en segunda vuelta.

Así, a una semana y media de las elecciones, Turbaco pinta ser de los pocos sitios en donde Petro, y la Farc, podrán cobrar un triunfo que, desde ya, parece literalmente cantado.

Si eso pasa, no sólo conseguirán una Alcaldía importante, sino que le darán un fuerte golpe a los políticos tradicionales, y a sus financistas, que desde siempre han mandado en Turbaco.

Silla Caribe
Publicar en: 
Silla Caribe
Interactiva: 

Ver Noticia Completa

15

Detector: Sumatoria no certificó que estudios del metro subterráneo estaban en Fase III

jueves, 17 octubre 2019 13:13:54

Desde hace unas horas se está moviendo en redes un trino del senador Gustavo Petro: 

Le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que su argumento es falso.

Petro hace referencia a su entrevista hoy en Blu Radio, en la que dio su opinión sobre la adjudicación del contrato de la primera línea del metro de Bogotá a la firmas chinas China Harbour Engineering Company y Xi‘An Metro Company. 

En la entrevista Petro aseguró que los estudios que él dejó al terminar su administración eran de Fase III, como repitió en el trino, y dijo que Sumatoria lo certificó. Pero no es así. 

Como contó La Silla Cachaca en el Carretómetro a la propuesta del metro subterráneo de Hollman Morris, Petro recibió de la alcaldía de Samuel Moreno unos primeros estudios, llamados conceptuales y conocidos como Fase I, y contrató unos estudios más avanzados que medían la factibilidad del proyecto (si se podía hacer y cómo), que eran los de Fase II.

El Banco Mundial, que ponía la plata para estos estudios, avaló su realización y desde un principio el IDU anunció que los llevaría a un nivel de “ingeniería básica avanzada”.

Ahí es importante hacer una aclaración.

Unos estudios de ingeniería básica son los conocidos como Fase II, y son un paso previo a los de ingeniería de detalle o Fase III. Este nivel es el que, según la ley, permite iniciar la construcción.

Los de Fase II, según la ley, establecen “si el proyecto es factible para su ejecución”, mientras que los de Fase III son para “diseñar todos sus componentes de tal manera que se pueda dar inicio a su construcción”.

Que los estudios del subterráneo hayan llegado a “ingeniería básica avanzada” quiere decir que una parte llegó a nivel de detalle (Fase III), pero no todos.

Los que llegaron a Fase III fueron los estudios de suelos, una parte muy importante de una obra subterránea, pero otros aspectos, como el diseño del puesto central de operaciones o el sistema de alimentación eléctrica, no llegaron a esa fase (aquí puede ver el acta de entrega de los estudios del metro subterráneo).

De hecho, los estudios que dejó Petro, si bien sí permitían contratar a un constructor, obligaban a que éste los terminara para llevarlos enteramente a nivel de detalle Fase III y, ahí sí, se construyera el metro. Incluso, los estudios del subterráneo calcularon que lo que faltaba en estudios costaba 211 mil millones de pesos.

Ahora bien: el argumento de Petro es que la consultora Sumatoria certificó que todos estaban en fase III (algo que ya había dicho el 9 de septiembre).

El informe al que se refiere es uno que hizo esa firma en 2015, contratada por el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos, para analizar los estudios del subterráneo cuando la Alcaldía de Petro se los entregó a la Nación en ese momento.

Sin embargo, en su informe Sumatoria no certificó que los estudios estuvieran a nivel de detalle ni en fase III.

Sí decía que la empresa que se gane el contrato de construcción “contará con un diseño a un alto nivel de detalle”; también, que “existen estudios geológicos detallados”, y que “se cuenta con diseños detallados de la infraestructura civil (...) y son los que regirán el desarrollo de la obra”; pero también decía que el constructor estará a cargo de “la elaboración de diseños finales”; y que “el contratista asume sus diseños de construcción”.

Es decir: aclara que faltan los estudios definitivos.

Por lo anterior, calificamos que la frase de Petro en la que asegura que la firma Sumatoria certificó que los estudios del metro subterráneo estaban en Fase III es falsa.

Silla Nacional
Interactiva: 

Ver Noticia Completa